No te olvides la espada

DSC07101

Un día que salía de una tutoría con un profesor me fui por un sitio por el que no había ido nunca con tal de salir al exterior. Bien es sabido que la facultad de Bellas Artes ha sido siempre un laberinto y, aunque la nueva facultad no es tan laberíntica como la anterior, si no estás un poco alerta te puedes perder fácilmente. El caso es que ese camino desconocido para mí me acabó llevando a lo que es la zona de taquillas la cual, debido a mi año de ausencia de la facultad, ignoraba por completo donde se encontraba su nuevo emplazamiento. Sin lugar a dudas ese espacio es un vestigio que atestigua lo que fue el antiguo edificio de la carrera, un lugar pintarrajeado por todos lados y en donde podías encontrarte obras de arte accidentales en los lugares más insospechados.

Cada alumno de la carrera tiene derecho a una taquilla en el caso de que la solicite y, cómo es lógico, teniendo el cuenta el uso que se le dá durante el período de estudios que supone una carrera como Bellas Artes el usuario de la taquilla acaba deseando dejar una huella de su paso por la facultad. Obviamente mi caso no iba a ser distinto y durante los 5 años que duró mi licenciatura siempre quise personalizar mi taquilla de alguna manera para que sus futuros usuarios se topasen con algo singular y único. Desafortunadamente la licenciatura me mantuvo lo suficientemente ocupado para que no pudiese realizar tal acción. Pero gracias a que he vuelto a la facultad de manera momentánea para estudiar el Master en Producción Artística he podido conseguir una nueva oportunidad para que tal hazaña no quedase sin llevarse a cabo, más aún teniendo en cuenta que me sorprendió que durante ese año de ausencia de Bellas Artes todavía pudiese utilizar mi taquilla.

Ya os he comentado en posts anteriores que he estado trabajando con vinilos adhesivos en una de las asignaturas del master. El material me pareció perfecto para poder hacer algún tipo de imagen con tal de adherirla sobre mi taquilla para darle ese toque personal que yo buscaba. Y como últimamente está muy de moda el Minecraft, un videojuego que cuenta con un gran número de jugadores, decidí reproducir la espada que el jugador puede utilizar y que es un símbolo de este peculiar simulador de construcción. La imagen decidí acompañarla de un lema que sirviera de inspiración para los próximos dueños de la taquilla lo cual dio como resultado la imagen que encabeza estas líneas. Espero que os guste 🙂

Anuncios

Comentarios desactivados en No te olvides la espada

Archivado bajo Uncategorized

Los comentarios están cerrados.