Bartucrónica: Salón del Manga de BCN 2013

Son Goku y trencadís: esta fusión si que hubiese acabado con Bu pero vamos INMEDIATAMENTE.

El fin de semana pasado fue el Salón del Manga de Barcelona, concretamente la edición número 19 de este macroevento dedicado al manga, el anime, los videojuegos y la cultura del ocio nipona en general y yo estuve allí para disfrutar de tamaño festival. Los motivos que me llevaron a realizar el viaje fueron varios: que si me habían dicho que el recinto nuevo era equiparablemente más grande que el anterior de la Farga y, por ende, habían muchas más cosas, que si la edición de 2012 me la salté, que si llevaba un buen tiempo hastiado del mundillo otaku pero por algún extraño motivo sentía cierta nostalgia de él, que si el viaje que organizaba Otaku No Michi salía bien de precio, que si Studio Kat sacábamos nuevo fanzine… Solo acudí el sábado y el domingo pero fue suficiente para poder disfrutar de esta Meca del Manga para el aficionado español. 

Mi viaje a este evento se inició a eso de las 5:00 AM en la Estación de Buses de Valencia. Otaku No Michi, como lleva haciendo ya durante 6 años, organizaba un viaje en bus por el nada desdeñable precio de 35 € solo el viaje y 50 € si además querías estancia. Yo personalmente escogí la primera opción ya que tuve la suerte de que Marc Jané de Ruleta Rusa me acogiera en su hogar con tal de hacer noche en la ciudad condal. Muchas gracias por el gesto Marc, te debo como mínimo un birrazo.

DSC08502

Si veis un grupo grande de gente esperando en la puerta de la Estación de Buses de Valencia una de dos, o van al Salón del Manga de Barcelona o están pasando drogas.

El viaje duró la friolera de 5 horazas las cuales estuvieron amenizadas por toda una orquesta de ronquidos (salir a esas horas del día es lo que tiene), dolores de cuello por coger malas posturas al intentar dormir en la incomodidad de mi asiento, diversas chanzas, bromas y gracietas, baches justo antes de entrar en cada peaje, una paradita 45 minutos en la típica área de servicio y la proyección de la película “El Planeta Salvaje”, una “joya” de la animación francesa de principios de los años 70, surrealista y lisérgica como ella sola que bien merecería un Trash Entre Amigos. Para muestra aquí les dejo el trailer de esta maravilla del 7º Arte.

“¿Hola? ¿Es el oftalmólogo? Mire, es que tengo un ligero problema de conjuntivitis”.

A eso de las 10:30 aterrizamos en el Salón. Nada más llegar corrí raudo a por mi acreditación de autor que Studio Kat había tenido a bien de solicitarme (el dibujar en un fanzine es lo que tiene) y que me libró de tragarme una cola tanto para comprar entrada como para entrar en el evento IMPRESIONANTE. Tal fue el gentío que acudía en masa al Salón que ya FICOMIC ha anunciado que para el año siguiente se realizará en un sitio mucho mayor. No sé, si el crecimiento de la gente que acude a la cosa esta se presenta así de exponencial me veo un Salón del Manga de Barcelona 2078 que ocupe toda la Península Ibérica lo cual podría suponer el fin del mundo para muchos.

Tras pasar los primeros controles de acreditación una imagen harto poética se presentó ante mis ojos en la explanada que precedía a la entrada del Salón en sí: Carles Santamaría, director del evento, paseando tranquilamente por el lugar mientras montones de otakitos enfurecidos por haber superado la cola corrían a su alrededor. Súbitamente en mi mente visualicé a un Carles Santamaría paseando con la misma parsimonia mientras millones de meteoritos caen a su alrededor destruyendo toda la vida conocida. Pena que no pude sacar foto del momento.

Ya una vez dentro del Pabellón 1 de primeras la expectativa del espacio se cumplió con creces. Como ya he dicho arriba la última vez que estuve en el Salón el evento se organizaba en la Farga, un recinto el cual evidentemente se estaba quedando pequeño para el gran gentío que acudía y por el que circular resultaba harto difícil. Por ello FICOMIC desde la XVIII edición tuvo a bien de trasladarlo al Palacio de Congresos de Fira Barcelona, un espacio de mayor envergadura para el que en esta ocasión contrató dos pabellones en lugar del único con el que contaba el pasado año. La sensación que tuve nada más entrar fue la de encontrarme sumergido en una convención que bien podría ser muy similar a una ComiCon estadounidense (no he estado en ninguna pero vaya, tiempo al tiempo), pese a que soy consciente que dichas convenciones en EEUU son de un tamaño muchísimo mayor pero aún así daba esa presencia. Paseé un poco, curioseé por los stands, y tras saludar a mis colegas de Fandogamia y del stand de fanzines con tal de hacerles saber que no había perdido ningún miembro del cuerpo durante el viaje de pronto, como si fuese una hostia en plena cara, me topé con una de las exposiciones del Salón, la dedicada al anime de Dragon Ball. Cartas de personajes y acetatos originales (o eso creo) del anime me hicieron un regalo a la vista nada despreciable. Más tarde me comentaron que esa expo ya estuvo en el Japan Weekend de Madrid pero A MÍ ME DA IGUAL, ES DRAGON BALL Y YO NO LA HABÍA VISTO JODER. Como un poseso le hice fotos a todos los marquitos con tal de guardarlo en mi Archivo Privado de Cosas que Molan™.

DSC08529

Una hostia como esta fue la que recibí al toparme con la susodicha  expo, sep.

Comprar no compré mucha cosa en el Salón, únicamente me limité a pillarme los tres primeros números recopilatorios del webcómic “El Vosque” del stand que sus autores, Sergio Morán y Alicia Güemes, habían montado en la zona de fanzines. Ya aviso desde aquí que pretendo dedicarles un post en el que quiero analizar este webcómic con el rigor, el criterio y el salero que me caracterizan del mismo modo que ellos tuvieron el detallazo de dedicarme los tres números.

DSC08509

Lloré mucho por no haber podido llevarme este SuperSonic a casa T___T

Eso sí, lo que no me llevé a casa y no deseaba llevarme de ninguna de las maneras era un peluche de alpaca. Si por algo se ha caracterizado este salón a nivel de merchandising ha sido por los peluches de alpacas. Habían alpacas hasta en la sopa e incluso me atrevería a decir que esa noche en lugar de contar borregos para dormirme conté alpacas. Preveo de cara a un futuro todo un género cinematográfico dedicado a las alpacas que no tendrá nada que envidiar a la moda zombie que nos ha precedido durante esta pasada década. Habían alpacas de todos los colores, tamaños y complementes y quien más y quien menos se llevo una alpaca a casa pero yo no, yo pude resistirme a su tierna sonrisa y a su mirada simpaticona. ALPACAAAAAAARRRRGGGGHHHHSSSS.

DSC08560

ALL HAIL THE ALPACA

También pude asistir a alguna charla como fue la que dieron María Ferrer y Luis Alís sobre sus respectivos proyectos Taketombo Books, Rainbow Enterteinment y Nagareboshi. Personalmente me fastidió no poder acudir a la proyección del cortometraje Mighty Boy del cual Nagareboshi se ha encargado de su traducción a varios idiomas y de la gestión de los derechos del manga original de Urasawa. Espero que en un futuro pueda finalmente verlo porque joder ES URASAWA, URASAWA IS LOVE.

DSC08570

Luis Alís y María Ferrer a la suya.

El resto del tiempo del salón lo dediqué básicamente a estar con gente que hacía un montonazo que no veía y echar una mano en el stand de fanzines que Fandogamia teníamos en la isla de fanzines. Allí pude reencontrarme con Xabi Wan, un gran colorista al cual no veía desde hace mucho, con el siempre genial LP  y conocer por fin en persona al gran Electro Cereal, un tipo genial y un gran artista de los lápices que hace unas ilustraciones de morirse. Todo ello amenizado con la compañía del también grande Manu-G (aunque más grandes son sus bíceps que bien podrían ser ministros, ojo) y con canciones de grupos como Disturbed o In Flames.

DSC08588

LP deleitando a Xabi Wan y ElectroCereal con su supervelocidad.

Y tras un domingo en el que aproveché para deleitarme con exquisiteces culinarias del país del sol naciente como son los dorayakis o los gyudon (QUEBUENOESTABAJODERNOMEEXTRAÑAQUEMUSCULMANSEAUNYONKIDEESTO) a eso de las 20:30 salió el bus de Barna de camino a Valencia, un viaje de vuelta que esta vez estuvo amenizado por el clásico de Akira Kurosawa “Los 7 Samurais. Hubieron muchas cosas del evento que me perdí y no pude ver en directo como es el espectáculo seguido de la sesión de firmas que Marc Zanni y Joan Sanz, los actores de doblaje de Goku y Vegeta en catalán, montaron en el stand de Selecta Vision, la chica que iba cosplayada de la protagonista de Kill La Kill (muchacha, quien te manda venir vestida así a un evento lleno de pervertidos como este!!) o la “supuesta” bronca (guiño, guiño) que se armó en la cola de entrada del Salón. Pero bueno, en líneas generales fue un Salón para el recuerdo y que me dejó con ganas de repetir al año que viene.

Y no me despido sin instarles a que comenten esta entrada todo lo que quieran tanto si han asistido como si no. Ale, hasta la próxima.

Anuncios

Comentarios desactivados en Bartucrónica: Salón del Manga de BCN 2013

Archivado bajo Crónica, Eventos

Los comentarios están cerrados.